Skip navigation

“Is the best song we’ve recorded”.

Ed O’Brien.

“Y todo aquello unido era el rio, todas las voces, los anhelos, los sufrimientos, los placeres ; el rio era la musica de la vida. Y cuando Sddharta escuchaba con atencion al rio, podia oir esa cancion de mil voces; y sino escuchaba el dolor ni la risa, sino ataba su alma a una de aquellas voces y no penetraba su yo en ella ni oia todas las tonalidades, entonces percibia unicamente el total, la unidad. En aquel momento, la cancion de mil voces, consistia en una sola palabra: el Om, la perfeccion.”

Hermann Hesse.
Siddharta.

Fines de 1998.
La interminable, monstruosa y despersonalizadora gira de OK Computer toca su fin. La banda misma esta al borde de la disgregacion. Radiohead se recluye en su mundo, en un intento desesperado de volver a la cordura. Todos esperan que el proximo disco de Radiohead cumpla las expectativas creadas por el que la prensa llama el mejor disco de los noventa, OK Computer.
EMI los presiona en ese sentido, no quieren detener a la gallina de los huevos de oro.
Pero Thom, y la banda, estan quebrados y apenas toleran la minima presion.
Sobreviene el aislamiento.
Hacia 1999 comienzan los ensayos.
“No tuve un bloqueo creativo ” diria Thom años mas tarde, “Las palabras salian como diarrea, solo que yo no sabia que era bueno, que era malo, una crisis total de confianza.”
De ese caos provino el estallido que genero la inigualable altura artística de Kid A/ Amnesiac.
Por esos años Thom se enfrasco en el Budismo.
Luego de visitar una exposicion de arte egipcio en un museo de Copenhagen, Thom compuso al piano “Pyramid song”, llamada en sus inicios “The egiptyan song”.
Habia quedado hondamente impresionado con el llamado rio de la muerte de la religion egipcia.
Una vez mas vio en el agua el elemento purificador que permite el renacer de la vida, y asi lo expreso en su letra. Un fluir de ciclos perpetuos de morir y renaceres.
Y capa sobre capa de sonido y con un arreglo extraño en la ritmica y percusion de la cancion nos arrojan al mismo rio que Siddaharta contempla.
Como se ve, el agua, es un elemento recurrente en la historia de esta gran banda.
No desvario mas, los dejo entonces con “Pyramid song”.

Pyramid Song ( Canción de la Pirámide )

Salté al rio, y que fué lo que vi ?
Angeles de ojos negros nadaban conmigo
Una luna llena de estrellas y carros astrales
y todas las figuras que solia ver
Todas mis amantes estaban alli conmigo
todos mis pasados y futuros
y fuimos todos al cielo en un pequeño bote a remo
no habia nada que temer y nada de que dudar.

Anuncios

3 Comments

  1. Qué genial post!

  2. Mucha info que desconocía, para un objeto más que familiar, en un gran post nuevamente.
    Y el video está a la altura! (cuando lo vi por primera vez estaba leyendo El Mundo Sumergido de Ballard y conecté instantáneamente).
    “there was nothing to fear nothing to doubt…” me pone los pelos de punta.
    (interesante cómo también habla de un hecho pasado refiriéndose a ese ‘viaje’).
    Bueno, ya me callo.
    Salutt!

  3. Gracias por su aliento !


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: